Periscope y adolescentes. Más madera.

hola

En los últimos meses estamos asistiendo en las redes a un crecimiento exponencial de la nueva red social Periscope;  una extensión de Twitter que permite emitir vídeo en tiempo real desde un dispositivo móvil como bien explica @xarxatic en su post. Así, cualquier persona puede crear su propio canal de vídeo para lanzar en directo y sobre la marcha a la red cualquier cosa que esté viendo con la cámara del móvil. Un buen complemento de esta aplicación, es que permite a los que están viendo la emisión, emitir mensajes cortos de texto con quien está realizando la emisión. Además, tiene opción de geo-localización. 

Se abre un sinfín de utilidades y ventajas de  esta herramienta a muchos ámbitos incluido el de la educación. Periodismo en directo, visitas y viajes interesantes, conferencias… @carmen_martin hace una buena difusión de las posibilidades de Periscope  en su post.

En nuestra primera experiencia hemos visto chicos haciendo campana en el parque, emitiendo desde clase sin que el profesor se dé cuenta, chicos y chicas aburridos en casa que lo ponen en marcha para conversar con los espectadores sin tener nada interesante que decir. Y se me han disparado las alarmas. ¿Qué protección da la red, el sistema educativo y parental  a estos chicos?  Sabemos que a menudo nuestros chicos no están en condiciones de sopesar las consecuencias de sus actos. Basan sus acciones en la inmediatez.  Un menor que se expone públicamente a mensajes de desconocidos es un gran riesgo. Carmen muestra algunos ejemoplos que ha detectado.

Así pues, varios puntos a tener en cuenta:

1.- Nuestro hijo es menor y la utilización de las ventajas de un teléfono móvil y sus aplicaciones depende de nuestra autorización. En este sentido, el contrato que hizo Janell Burley con sus hijos a finales de 2013 es una herramienta base para hacer nuestro propio contrato con nuestro hijo en el que quede clara la propiedad, autoridad y condiciones de uso del mismo.

2.- Edad mínima de uso. Cada red establece su propio criterio a la hora de poner una edad mínima. En @derechodelared tenemos una síntesis de edad mínima de las diferentes redes a fecha de julio de 2015.

edades redes

Aunque algunas de estas redes se están dejando de usar y Periscope no aparece, este cuadro es muy útil para tomar decisiones sobre qué aplicaciones conviene utilizar y cuales no. Será conveniente que les demos explicaciones de nuestra decisión. Un “porque lo digo yo” no será nunca una buena explicación. Los adolescentes comprenden los límites que les ponemos y lo agradecen aunque  no lo verbalicen. Éste es un buen ejemplo de su proceder. Una contradicción continua con la que nosotros tenemos que lidiar como educadores.  Periscope refiere a los términos de uso de Twitter. Es decir, edad mínima de 13 años. Insuficiente a mi criterio dada la sobre-exposición de la imagen del usuario en la red y sus consecuencias.

3.- La privacidad del menor. Fácilmente nuestro hijo recurrirá a argumentos de peso respecto a su intimidad /privacidad para limitar nuestro acceso a su móvil. Ese tema debemos reforzarlo. Respetamos su privacidad/intimidad y velamos por ella. Por ello debemos darle ejemplos continuos de chicos que no protegen su intimidad utilizando inadecuadamente las redes. Instaremos al chico/a a facilitarnos el acceso a todos los perfiles públicos en los que se muestra. Somos sus guardianes hasta que lo consideremos oportuno. No tiene sentido exigir privacidad a tus padres y exponerte públicamente a cualquiera.

4.- La responsabilidad del menor. Debemos darle oportunidades de demostrar que podemos confiar en él. Que su nivel de responsabilidad aumenta. No pediremos la misma responsabilidad a un chico de 11 años que a uno de 15. Acompañaremos al chico en la evolución de su responsabilidad y autonomía al tomar decisiones. El teléfono móvil se puede convertir en un aliado a la hora de trabajar este tema.

5.-¿Qué hacer? Nuestros hijos tienen el conocimiento sobre la tecnología y nosotros la autoridad. A menudo nos escudamos en el “Es que no sé como funciona. Yo no e entero de nada” para alegar incapacidad para actuar. Si un adulto le dice una grosería a nuestro hijo en nuestra presencia, actuamos. Si se lo dice en la red. También. En la vida real pondremos límites para que nuestro hijo no esté expuesto de forma indiscriminada a adultos que no conocemos. En la red también. No podemos perder la autoridad por no tener conocimiento de las aplicaciones que están utilizando. Como padres tenemos la obligación de conocerlas, y conocer las ventajas para su desarrollo pero también los peligros que entrañan. Detrás de cada chico que actúa en las redes de forma inapropiada hay un padre/madre permisivo. Alegará desconocimiento, pero ese desconocimiento lo podría haber evitado. Como padre/madre debo formarme. Preguntarle al tutor/a orientador/a director/a del centro educativo, preguntar a la asociación de padres…

Nuestros hijos necesitan de nuestra educación más que nunca. No los podemos dejar solos en ésto. Nos deben ver activos en este tema.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: educación familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>