Soy un estudiante “reguleras” de 3ero de ESO ¿dónde encuentro mi motivación?

hola

En Teen Trainer tenemos varios chicos en 2º-3º de ESO que nos pidieron apoyo para mejorar su rendimiento en la segunda evaluación. Son adolescentes trabajadores que aprovechan las tardes. Tanto en nuestras sesiones como el resto de tardes. Pero acabó la evaluación y algunos de ellos no obtuvieron buenos resultados. ¿Qué sucedió? ¿Es que Teen Trainer no es útil? Parece que no lo suficiente si tenemos en cuenta que el objetivo era mejorar el resultado académico.

Hablando con los tutores escolares de los chicos damos con la causa: “el chico no rinde en clase”.
La siguiente pregunta que nos hacemos es: ¿Y por qué el chico no rinde en clase y sí rinde por las tardes con nosotros?

Las respuestas de los chicos son: “es que por las tardes es diferente…”
“tengo una tarea concreta que hacer” “por las tardes lo entiendo”, “en clase me despisto fácilmente”, “la asignatura es un rollo”, “el profesor no explica bien”.

Aunque utilizamos técnicas de apoyo diferenciadas del centro educativo, está claro que las que sirven para la consecución de objetivos son las del centro y que las nuestras son un complemento.
Además, conseguir que 30 chicos de 13-15 años se interesen por un contenido poco interesante para ellos como la configuración electrónica de un átomo o el calvinismo no es tarea fácil por mucha pasión que el profesor le ponga. Hay excepciones, pero en general, los profesores son buenos profesionales implicados en el aprendizaje del chico.

Así pues, objetivo: “Que el chico rinda en clase”. Y caigo en un buen post de @yoriento sobre motivación en el que afirma una frase que ya se ha hecho famosa en la red:

“Motivación no es tener ánimo, motivación es tener motivos”.

Hay que darle un motivo al adolescente:

Retomo a los chicos individualmente con su objetivo principal: “Sacar buenas notas”, “Aprobar”.
Si no rendimos en clase, no lo conseguimos. Es como el anuncio del coche: Nos estamos matando por la tarde a quitar la nieve y tú no te molestas a darle al botón por las mañanas en clase.

Están de acuerdo. Teen Trainer daba por supuesto ese hecho cuando el adolescente nos pidió ayuda, pero una cosa es la imagen que nos da y otra su actitud cuando no está con nosotros.

Llega el momento de la frase reto. Un coach debe saber cuando, y cómo lanzarla:

“He confiado en tu palabra respecto a tu rendimiento en clase. Tu última oportunidad con nosotros no va a ser que nos digas que vas a rendir más en clase. La oportunidad será que el profesor lo confirme. Le enviaremos cada semana hasta final de curso, 4 preguntas básicas al profesor sobre tu actitud en clase. Si alguna de las respuestas a estas preguntas es NO, dejamos de ayudarte. No tiene sentido nuestro esfuerzo en ayudarte si no cumples tu parte”.

El adolescente ve que hay algo que no está haciendo bien. Queda al descubierto que no está cumpliendo con su responsabilidad pero se le da la oportunidad de cumplir su compromiso. Ahí está su motivo:

Demostrar de forma inmediata a familiares y terceros que es responsable.

No sabemos como serán las notas en la última evaluación pero el efecto inmediato ha sido positivo. En la primera ronda de preguntas a los tutores todas las respuestas han sido SI.

Publicado en: Acompañamiento académico, educaciòn escolar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>